La Influencia Francesa

Si bien uno de los personajes más emblemáticos del buen gusto, el glamour y con gran influencia fue Luis XIV  (siglo XVII) ya que no sólo siguió las tendencias de la moda, sino que dada su enorme influencia, impuso algunas de sus costumbres en el vestir:

Enormes pelucas de pelo natural, mangas adornadas de ricos encajes venecianos y, sus famosos zapatos de tacón alto.

Zapatos únicos, elaborados siempre por su zapatero personal, el francés Nicholas Lestage. Un artesano al que dio precisas instrucciones: refinados, aunque adornados con vistosos lazos, brocados y piedras preciosas; suelas de color rojo; tacones con una pequeña curvatura; bordados en plata con escenas de batallas; todo una sofisticación. Hasta tal punto el Rey era fanático de sus nuevos zapatos que en parte, para hacer constatar su supremacía prohibió llevar el exclusivo modelo al resto de la corte y aquel que le desobedeciera sería castigado con la pena de muerte. Luis XIV lució tacones para disimular su corta estatura y revolucionó la moda del calzado.

El vestir  masculino, estaba compuesto de una chaqueta ajustada a la cintura y amplia en la cadera y un sombrero de fieltro adornado con plumas, guantes y botas de cuero.

El vestir femenino confeccionado por gruesas telas, tenían forma acampanada, largo hasta los pies y completamente bordados. En la primera decada del siglo, los cuellos fueron de encaje, de tamaño considerable. las señoras agregaron almohadones a las caderas para redondear los vestidos.

En el siglo XVIII, la corte de Versalles, se transformó en la que dictaba la moda y la mejor representante de la aristocracia. Fue tanta su influencia, que hasta las clases sociales que se habían mantenido al margen de los cambios en el vestir, se vieron modificadas, fenómeno acentuado por la publicación de revistas de moda, destacando entre ellas la”Galerie des modes” publicada en París desde 1770.

Los hombres, ajustaron las calzas de terciopelo y la acompañaron con una chaqueta que llegaba hasta las rodillas, el resto de la pierna, se cubría con medias de seda. A todos los adornos, agregaron la corbata y los puños de encaje, sobretodos negros y pelucas. Los pies, se calzaron con zapatos de raso que tenían enormes hebillas.

Las mujeres llevaron un vestido de dos faldas, una de ellas bordada prolijamente, adornada además con flores y cintas y un estrecho y puntiagudo tejido a modo de corpiño, que ajustaba el busto en pronunciados escotes.

Por el año 1720 apareció la crinolina, especie de falda de tela encerada a la que iban cosidos unos aros redondos y más tarde ovalados. En 1750 a las mujeres solteras se les prohibió su uso.

La Revolución Francesa de 1789, terminó con el estilo de vestuario conocido desde el siglo XIII; época muy influenciada por la ideología política, convirtió la ropa en algo sencillo y práctico.

Las mujeres ajustaron el vestido, de línea recta, bajo el busto y los hombros.

El hombre transformó su indumentaria en una chaqueta de cuello alto, capa corta, pantalones estrechos y botas, precursor del traje moderno, poniendo énfasis en el corte, la línea y calidad de la tela.

Cabe destacar, que las autoridades dictaban decretos que obligaban a llevar determinado estilo, de manera que todos anduvieran de alguna forma uniformados.

La moda ahora la dictaba Inglaterra, influencia que también marco el destino de la moda actual.


La  imagen siempre ha sido determinante para conocer estilos de vida, cultura, leyes, entre otras.

Francia es y será icono de tendencia, vanguardia, estilo y glamour.



Artículos relacionados

2 Comments

  1. La era de la sofisticación creada por el Rey Sol sin duda alguna marcó en muchos aspectos la vestimenta de ese entonces creando ese glamour y elegancia que hasta el día de hoy se tiene como referencia.

    Felicidades!
    Me encantó!

Leave a Reply